Hola! Soy Esperanza, una rizada que lleva más de tres años cuidando su cabello de forma natural y he sido invitada por Colors Málaga a que os hable un poquito sobre la condensación o punto de rocío en el blog. Es un tema que me ha resultado muy interesante desde que comencé a cuidar mi cabello rizado y con el paso del tiempo, lo he ido conociendo cada vez más. Como me encanta aprender y me encanta todavía más compartir ese aprendizaje, aquí tenéis un resumen que espero os guste. 
Para saber más sobre este tema y otros relacionados con el cabello rizado y sus cuidados, os espero en mi perfil de Instagram @esperanzapg.  
 
Cuando al cabello rizado se refiere, siempre hemos escuchado las típicas frases de “No sé que ha pasado para tener los rizos hoy mejor o peor”, “con esta humedad menudos pelos llevo”, ¡o “la niebla hace que parezca la bruja avería!” (para viejóvenes como yo, que sabemos quién era la bruja avería, también sabemos que no se caracterizaba por un cabello bonito precisamente).
Estas frases las decimos teniendo en mente el factor HUMEDAD. Pues bien, aquí la humedad no es la responsable del encrespamiento o de los cambios del cabello rizado según el clima. El parámetro que debemos tener en cuenta en la predicción del clima es la CONDENSACIÓN o PUNTO DE ROCÍO. 
Y que es la Condensación?
La condensación es el cambio del estado físico de una sustancia (nosotros hablamos del agua) del estado gaseoso al líquido. El punto de condensación o punto de rocío es la temperatura a la cual un vapor como el agua comienza a condensarse o depositarse en las superficies. Si la superficie en la que el agua se deposita es poco porosa (cristal de una ventana o de un coche, por ejemplo) el agua se condensará en forma de gotas en esa superficie. Si la superficie es porosa (nuestro cabello o una esponja, por ejemplo) el agua penetrará en ese objeto y lo “hinchará”. En el caso de un cabello más poroso (el cabello rizado tiende a ser poroso por naturaleza, y el cabello en transición aún más) el agua penetrará con facilidad en las hebras e “hinchará” las mismas haciéndolas más encrespadas… o bien el agua tenderá a salir del cabello si el clima es seco, con condensación baja. 
Es importante también que tengamos en cuenta la porosidad de nuestro cabello, y hay que saber que el cabello rizado es naturalmente poroso. 
La porosidad suele ir de menos a más según el patrón de rizo (menos tendencia a la porosidad alta en onduladas y mayor tendencia a la porosidad alta en cabellos tipo afro) y según otros factores, incluso según los productos que utilicemos o el estado de nuestro cabello, si está correctamente equilibrado o no. 
La porosidad se refiere a la facilidad con la que la hidratación penetra en la hebra capilar a través de la cutícula. Esto depende de cómo estén las cutículas de nuestra hebra capilar. En la porosidad normal, las cutículas se superponen dejando que la hidratación entre con relativa facilidad, pero también no dejan que esa hidratación salga con mucha facilidad. Es la situación de porosidad “ideal”. En la porosidad baja, las cutículas están muy solapadas y no dejan que la hidratación penetre con facilidad (cuando la condensación es alta, esta porosidad es la que nos interesa). En la porosidad alta, las cutículas están muy abiertas, dejando que la hidratación penetre fácilmente, pero que también salga fácilmente. Con la porosidad alta, los cambios en el punto de condensación nos afectarán más. 
Por tanto, y si tenemos en cuenta la porosidad como un factor que nos dice el estado de nuestro cabello, para minimizar los efectos de la condensación en el cabello el producto más importante que se debe de tener en cuenta es la mascarilla. Me explico. Si nuestro cabello no está equilibrado, esto es, hidratado, reconstruido (proteínas) y nutrido, los cambios en la condensación afectarán, y mucho, a nuestras hebras. Tanto que podemos comprobar el estado de nuestro cabello si la condensación está en rangos óptimos y nuestro cabello se encrespa igual, o si hay condensación alta y parecemos una nube por mucho que nos hayamos afanado en una buena definición con el producto adecuado. O también si la condensación es muy baja y se nos queda el cabello reseco, como si fuese paja. 
Mientras menos equilibrio en nuestras hebras, más afectará la condensación a nuestros rizos. Así que seguid bien vuestra rutina de cuidados para mantener vuestro cabello en buen estado y veréis que la condensación no os afectará tanto, y si lo hace, lo podéis considerar como un indicador del estado de vuestro cabello. 
Ahora bien, hay unos rangos de condensación establecidos aproximadamente para saber cómo debemos actuar según el estado de nuestro cabello y lo que ocurre según el clima que tenemos. Aquí tenéis una guía aproximada de lo que hay que tener en cuenta: 
CONDENSACIÓN ALTA (más de 16 grados centígrados de condensación): el agua tenderá a penetrar en el cabello y lo volverá encrespado con más facilidad, especialmente si es muy poroso y no está equilibrado. Puede que tengas que evitar el Leave in, quizás tengas que evitar humectantes simples como la glicerina o el sorbitol, usar productos de fijación fuerte (preferiblemente que formen cast) y usar emolientes para finalizar la definición (aceites o mantecas, a elección) o un spray de fijación con polímeros que sellen la hidratación. Proteger el cabello si estamos en la playa para evitar que el agua entre demasiado en la hebra y produzca encrespamiento en cabellos con porosidad alta. Ahora bien, si tu cabello está equilibrado, no tendrás que tener tanta precaución. 
CONDENSACIÓN IDEAL (entre 4 y 16 grados centígrados de condensación): tendrás TUS mejores rizos u ondas en este rango de condensación. Asegúrate de mantener tu cabello hidratado y equilibrado. Se pueden usar humectantes simples, como la glicerina y el sorbitol, se pueden usar emolientes y spray de fijación. Pero de nuevo, todo depende del estado de tu cabello, así que lo ideal es mantener la rutina adecuada, observando nuestras necesidades de hidratación, nutrición y proteína (reconstrucción). 
CONDENSACIÓN BAJA (entre 4 y -1 grados centígrados): en este rango de condensación hay que jugar un poco al ensayo-error (os suena?), algunos cabellos van bien con humectantes simples, algunos no. Se pueden usar emolientes dependiendo de nuestras necesidades. 
CONDENSACIÓN MUY BAJA (por debajo de -1 grados centígrados): tened mucha, mucha precaución, puesto que esas condiciones el agua tenderá a “salir” de vuestro cabello provocando una sequedad extrema, y esto ocurrirá más todavía si os habéis definido con un producto de acabado que tenga mucha cantidad de glicerina, sorbitol u otro humectante simple, y además que tenga una formula no equilibrada que minimice los efectos de los humectantes simples.  Además puede ser buena idea aportar hidratación de forma frecuente, con leave in en los refrescados o mascarillas frecuentes si se nota el cabello más reseco en estas condiciones climáticas (de nuevo, todo depende del estado de nuestro cabello). Se pueden usar igualmente aceites y/o mantecas para sellar la hidratación. Y tener en cuenta que hay determinados humectantes, como el aloe vera, que forman una película protectora que evita que la hidratación entre o salga del cabello.
Para ver la condensación o punto de rocío una aplicación que me gusta mucho es The Weather Channel, es con la que suelo compartir la condensación en mis historias de Instagram.
Una vez que entendemos el clima, y lo que a nuestro cabello le gusta o no, se hace más fácil manejar la situación y elegir los productos de definición adecuados con humectantes simples o antihumectantes (como el spray fijador). Además, iremos conociendo nuestras necesidades según las estaciones, e igualmente aprenderemos a aprovechar bien los productos, ya que un producto que no nos de buen resultado en invierno o en verano, ¡puede que nos encante en la estación contraria! 
PRODUCTOS:
https://www.instagram.com/p/CPSgor-Lvp-/?utm_source=ig_web_copy_linK
 

 

 

 

 

 

 

    Entradas recomendadas