Esta es la pregunta del millón. Hemos empezado a cuidar nuestros rizos eliminando ciertos ingredientes de nuestros productos buscando un cabello más sano y cuando aparecen las canas o las raíces… ¡¡horror!! ¿Qué puedo hacer? La opción más coherente con el método es dejar de teñir o poner mechas, pero como es algo muy personal y a lo que muchas nos negamos, tendremos que buscar soluciones que minimicen los efectos negativos de estos dos tratamientos.

Tanto tintes como mechas modifican la capa intermedia de la hebra capilar alterando su contenido acuoso, debilitándola y resecándola además de aumentando su porosidad, por tanto debemos tener especial cuidado tanto antes como durante y después del tratamiento químico.

 Antes del tratamiento, podemos preparar nuestro cabello de varias formas, por ejemplo realizando un prepoo con aceite (ya sea solo o mezclado con mascarilla) de medios a puntas antes de ir a la peluquería.  Otra forma sería usando un tratamiento como el Olaplex, sobre todo si vamos a decolorar nuestro cabello, se trata un producto que actúa como un multiplicador de los enlaces de la fibra del pelo, que consigue regenerar la salud capilar y devolverle brillo al cabello. Usando este tratamiento se consigue evitar que los procesos químicos y térmicos de los tintes o las decoloraciones afecten la salud del pelo, se evita que se rompan los enlaces y que el pelo se vea dañado o en mal estado. En este momento se recomienda usar los pasos 0 y 3 de Olaplex en casa.

Durante el tratamiento, debemos diferenciar si lo hacemos en un salón de peluquería o nosotras mismas en casa. Si vamos a la peluquería, sería conveniente buscar una que aplique los pasos 1 y 2 de Olaplex y dejarnos hacer, ya nos preocuparemos después en casa de cómo actuar.

Si nos teñimos en casa, sí que podemos mirar qué ingredientes lleva nuestro tinte y en función de ello proceder de una u otra manera. Difícilmente vamos a encontrar un tinte libre de sulfatos o alcoholes, por tanto intentaremos encontrar uno que al menos no lleve siliconas o parafinas, debemos contar también con la loción reveladora y ver qué lleva. Actualmente existen en el mercado tintes con ingredientes más naturales que no resecan en exceso y que funcionan muy bien. Cuando ya nos hayamos decidido por un tinte (que lleve o no  amoniaco no importa demasiado) lo aplicamos como de costumbre y para retirarlo emulsionamos y aclaramos. Ahora toca lavar y viene el lío; si el tinte lleva siliconas, usaremos un champú clarificante capaz de retirarlas o uno con sulfatos; si el tinte no lleva nada de eso, lavamos con nuestro low poo o cowash. A continuación, en ambos casos, realizamos una hidratación profunda y seguimos con nuestra rutina.

Ya nos hemos teñido o puesto mechas y vamos a lavarnos el cabello por primera vez, si fuimos a la peluquería y no sabemos qué llevan los productos que usaron, lo mejor es lavar con sulfatos o con un champú clarificante capaz de arrastrar siliconas por si las moscas y a continuación realizar una hidratación profunda. Si solemos usar Olaplex, es el momento de volver a aplicar los pasos 0 y 3 para restablecer los puentes que se hayan roto durante el tratamiento.

Tanto antes como después del tratamiento, también se recomienda aportar proteínas al cabello. El producto más conocido es Aphogee, pero debemos tener en cuenta que lleva siliconas y en el siguiente lavado tendremos que volver a lavar con sulfatos. Otra forma de hacerlo es con mascarillas bien cargadas de proteínas, pero es menos efectivo.

Esperamos que después de todo lo que te hemos contado ya no te entre el pánico a la hora de teñir o poner mechas. Te dejamos algunas sugerencias de productos que hemos mencionado.

OLAPLEX 0

OLAPLEX 3

APHOGEE

MASCARILLA CON PROTEÍNAS

TINTE

LOCIÓN REVELADORA

CHAMPÚ CLARIFICANTE QUE ELIMINA SILICONAS

MASCARILLA HIDRATANTE

    Entradas recomendadas