Llega la hora de lavar el cabello y lo primero que tenemos que decidir es con qué vamos a hacerlo ya que tenemos varias opciones. Seguramente has escuchado hablar de cowash, low poo, champú clarificante y tienes un lío montado que quizá te lleve a hacer una elección desacertada.

Vamos a contarte en qué casos usar cada uno de esos productos y de qué manera.

El COWASH, como ya dijimos en el diccionario es un acondicionador que sirve para lavar y es el más recomendado en el Método Curly…¿pero sirve para todo el mundo? La respuesta es que no. Este producto está indicado para lavar cabezas afro o muy rizadas que suelen ser secos (tanto la hebra como el cuero cabelludo) ya que aporta hidratación sin resecar en absoluto y cuenta con la ventaja de que se puede usar con frecuencia, incluso a diario.  También hay que tener en cuenta la porosidad de nuestro cabello y cómo es nuestro cabelludo, si tenemos porosidad baja o cuero cabelludo graso… mejor no usarlo.

Si te decides por usar cowash en tus lavados, debes saber que para que sea efectivo, el tiempo de frotado oscila entre los 5 y 10 minutos (según fabricante) y que se debe aclarar muy muy bien para evitar acumulación y aparición de caspa. El uso de cepillos de silicona en el lavado, ayuda bastante a la hora de aplicarlo.

Los champús llamados LOW POO, son champús suaves sin sulfatos ni agentes limpiadores fuertes que son capaces de limpiar sin llegar a resecar el cuero cabelludo, pudiendo usarlo de manera frecuente. Es ideal cuando tenemos el cuero cabelludo graso o la porosidad de nuestro cabello es baja, es el producto de lavado estrella de las cabezas onduladas o poco rizadas. Si te decides por este tipo de champú, debes tener en cuenta que posiblemente no haga espuma y pienses que necesitas más cantidad o que no limpia. No te preocupes, la espuma no es sinónimo de limpieza.

La forma de aplicarlo es como la de cualquier champú, después de humedecer el cabello, ponemos una pequeña cantidad de champú en el nacimiento del cabello en la frente, en la nuca, detrás de las orejas y en la coronilla y frotamos en línea recta (no haciendo círculos, ya que así podemos crear enredos) asegurándonos de que llegamos a cada rincón de nuestro cuero cabelludo. ¿Se aplica también en medios y puntas? No. Cuando lo aclaremos, el producto que va cayendo se encarga de limpiar esa parte.

Tanto si optas por cowash como si lo haces por low poo, deberías tener en tu baño un champú CLARIFICANTE. Se trata de un champú, sin sulfatos pero con agentes limpiadores  fuertes con capacidad de limpiar en profundidad en caso de acumulación de producto. Se recomienda usar cada 4 semanas o incluso antes si se nota el cabello opaco o pesado, si se tienen picores o si el cabello se comporta de manera diferente ante los mismos productos. La forma de aplicarlo es la misma que la de cualquier champú.

¿Ya te has decidido?

Te dejamos algunas sugerencias de cada producto.

COWASH

LOW POO

CLARIFICANTE

    Entradas recomendadas